Preocupación del sector agrario español ante el acuerdo de la UE con Mercosur
03/07/2019
“Mi papel en la Junta es importante como mujer y celealista, creo que voy a aportar mucho, pero también voy a recibir mucho conocimiento, estoy muy agradecida”
05/07/2019

Alfonso Aguirre, ganadero de Caparroso, lleva más de un año enfrentándose a la Administración para lograr que los anuncios de Autorizaciones Ambientales Integradas se dejen de cobrar por palabras, como se venía haciendo desde 2005, y que se pague una cantidad fija y finalmente, después de mucho trabajo, lo ha conseguido.

UAGN muestra su apoyo al ganadero Alfonso Aguirre Carrera que ha conseguido que el Gobierno de Navarra enmiende la manera de cobrar los anuncios en el Boletín Oficial de Navarra (BON) para la ampliación de explotaciones ganaderas y cambie a un importe fijo y no por palabras como estaba establecido. “Los anuncios por palabras no tenían ningún criterio establecido, cada técnico usaba las palabras que consideraba y eso no podía ser así”, afirma.
Así mismo, UAGN exige a la Administración que dicho logro tenga efecto retroactivo y sea generalizado entre todos los ganaderos de Navarra.
Pero la batalla de este ganadero de Caparroso no ha terminado porque todavía el Gobierno de Navarra le exige que pague por otros anuncios que él considera injusto y abusivo.
“Quiero que todos los ganaderos sepan que la manera en la que nos facturaban los anuncios no era lícito. Es un problema que nos afecta a todos”, afirma.
El periplo empieza en enero de 2014 cuando decide ampliar el número de cabezas en la explotación familiar. “Como eran más de 2.500 es obligatorio una Autorización Ambiental Integrada (AAI). La Administración redacta un proyecto, que posteriormente se debe publicar en el BON. Me llegó la factura y pagué ”.
Pero en 2018 cuando realiza una nueva ampliación en su explotación y debe renovar su Autorización Ambiental Integrada esta vez el coste prácticamente se duplica a 514,80 euros. “Costaba el doble cuando era prácticamente lo mismo, un sin sentido”.
Se reúne en multitud de ocasiones con técnicos y responsables del Gobierno de Navarra, incluso con el Defensor del Pueblo buscando una explicación en la diferencia en el coste.
“Las explicaciones que me daban eran que los anuncios se cobraban según las palabras en el BON. El anuncio de 2014 incluía 1.480 palabras; el anuncio de la resolución de 27 euros tenía 225 palabras y la publicación de la resolución de 2018, contenía 2.145 palabras. “La siguiente pregunta era muy clara: ¿Por qué usan 665 palabras más de una resolución a otra? Son 160 euros de diferencia”.
Ahora Alfonso reivindica que tenga que pagar una factura cuando ya han modificado la norma porque sea anterior. “No voy a pagar porque lo que han estado haciendo todos estos años es injusto, y nos sentimos engañados, es algo que afecta a todos los ganaderos que han querido ampliar su explotación y hayan solicitado la Autorización Ambiental Integrada. No puede ser”.

Cerrar
loading...