UAGN, en contra de la instalación de placas fotovoltaicas en suelos productivos
16/10/2020
Nueva revista de Tempero
22/10/2020

Proyecto Ecocirplas, una apuesta del sector agroalimentario por una solución sostenible y circular del plástico agrario

El proyecto, coordinado por UAGN y formado por los socios UCAN, AN Soc Coop, ITER investigación SL y Solteco, persigue establecer un modelo de gestión del plástico de uso agrario que se base en los principios de circularidad y que permita al agricultor realizar una retirada adecuada para que el residuo plástico pueda ser valorizado en un proceso de reciclado.

“En Navarra se utilizan 1.600 toneladas anuales de filmes plásticos (el 50 % son acolchados). La cantidad total de plásticos agrícolas empleados (teniendo en cuenta filmes y resto de plásticos como cintas, cuerdas, etc.), la cifra se sitúa en 2.367 toneladas anuales. El proyecto pretende optimizar la cadena de valorización del residuo plástico de uso agrario generado en cultivos que lo utilizan como acolchado, hasta la planta de valorización donde se trabajará de modo que pueda ser reciclado para elaborar productos basados un diseño específico que puedan retornar al sector agro como elementos de valor y utilidad“, manifiesta Iñaki Mendioroz director-gerente de UAGN.

Se incide en el residuo plástico en cultivos que lo utilizan como acolchado por las dificultades que tiene de gestión que implica su recogida del suelo, por el arrastre de impropios, la presencia de humedad y la rotura del material que imposibilitan su valorización posterior.

El proyecto cuenta con varios ámbitos de trabajo:

1. Uso y retirada del plástico: se realizarán varios ensayos piloto en campo combinando diferentes tipologías de acolchado plástico y condiciones agroclimáticas de cultivo, para cultivos de pimiento, calabaza, calabacín, berenjena y espárrago. Se elaborará una Guía de Buenas Prácticas para la Gestión de Plásticos en el Sector Agrario cuyo objetivo sea reducir los costes de la retirada ya que este proceso es el más caro y trabajoso. Por lo tanto, si se consigue mejorar este aspecto sería un gran avance en el uso y gestión de plásticos agrarios. En esta primera fase de proyecto, pretende realizar ensayos en diferentes condiciones y con diferente maquinaria para establecer un modelo optimizado de recogida, con el objetivo de establecer unas indicaciones que permitan recoger el residuo plástico en las mejores condiciones de humedad, limpieza y ausencia de impropios para su incorporación a una posterior etapa de logística y pretratamiento. Así mismo, el proyecto pretende analizar el mejor sistema de logística y transporte del residuo plástico recogido en campo. Para ello, se revisarán los costes y rendimientos de trabajo en todas las fases desarrollando un sistema de trazabilidad del plástico a lo largo de toda su vida.

2. Pretratamiento: En el proyecto se contará con la colaboración de la Mancomunidad de Residuos Sólidos de la Ribera, a través de “El Culebrete”, que se encargará del pretratamiento del residuo plástico. En este proceso se eliminan gran parte de las impurezas y se trocea el residuo para facilitar el desarrollo de las etapas posteriores. Los costes de gestión del material plástico van en función del peso de este, por lo que llevar unos plásticos limpios, es decir, sin restos de tierra o agua abaratar mucho la gestión. El peso del plástico puede llegar a triplicarse debido a la suciedad. El material pretratado se suministra a la empresa Solteco que realizará la transformación en grazna de polietileno, que se utilizará para fabricar productos útiles orientados al sector agropecuario. En las instalaciones de Solteco se estudiará el tipo de producto que se puede desarrollar con un estudio de ingeniería y mecanización y realizará las pruebas pertinentes aplicando un modelo de fabricación preparado exprofeso a partir de la reutilización del plástico agrario siempre teniendo en cuenta la usabilidad, el coste y el ecodiseño del mismo.

El proyecto también realizará un estudio de mercado para analizar la viabilidad técnico económica de los materiales y equipamientos agropecuarios que se diseñen. De este modo se buscará integrarlo en un sistema rentable de producción agropecuaria. “El propósito de las entidades que integran el proyecto es favorecer la creación de un modelo sostenible de producción agrícola, en el ámbito de gestión del plástico y de la economía circular. Se trata de un proyecto ambicioso que pretende unificar la rentabilidad económica con una mejor actuación ambiental. En este sentido La ley foral de Residuos penaliza la gestión del residuo mediante vertedero y en cambio favorece sistemas de gestión como el que proponemos. De esta forma aspiramos a crear un sistema trazable y certificable de buena gestión que pueda ser un incentivo para que el agricultor encuentre compensación económica (por ejemplo a través del nuevo marco ambiental de la PAC post 2020) por una buena labor ambiental que además favorece agronómicamente el suelo de sus fincas“, concluye Mendioroz.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
loading...