Aprobado el Plan de Reestructuración y Reconversión del Viñedo presentado por UAGN, para la campaña 2022-2023
03/08/2022
El Consejo Regulador de la D.O. Navarra renueva la gerencia
03/08/2022

INTIA cifra en un 15% el descenso de la cosecha del cereal en Navarra en un año marcado por el tiempo extremo

La sociedad pública INTIA ha informado de los datos de una campaña que se salda con un total de 678.000 toneladas de grano recolectado. La cosecha se ha caracterizado por la gran disparidad de rendimientos, tanto por zonas como por parcelas e incluso con diferencias notables dentro de una misma parcela.

La sociedad pública INTIA cifra en un 15% el descenso de la producción en la campaña de cereales de este año en Navarra en comparación con la cosecha pasada. En un año marcado por la ausencia de lluvias y temperaturas de máximos históricos, la campaña se salda con un total de 678.000 toneladas de grano recolectado, estimación obtenida tras los datos proporcionados por las cooperativas asociadas que suponen el 80% del total de la superficie navarra. El dato se refiere al cómputo total de trigo, cebada, avena, colza y leguminosas. Por otra parte, si tenemos en cuenta la media de rendimientos de los últimos 6 años, es aún mayor y llegaría al 22%.

Esta campaña se ha caracterizado por la gran disparidad de rendimientos registrada tanto por zonas como por parcelas e incluso con diferencias notables dentro de una misma parcela. Sin embargo, en términos generales, se puede concluir que en la zona sur de Navarra se han conseguido rendimientos normales, próximos a la media de campañas precedentes, mientras que los cultivos situados más al norte de Navarra han acusado en mayor medida la merma en la cosecha.

Así, en la zona intermedia de la Comunidad Foral, el cereal se ha resentido en menor medida frente a las zonas de Baja Montaña donde el rendimiento global ha sido claramente inferior. Se da la circunstancia de que, en esta heterogeneidad de comportamientos entre zonas y parcelas, ha habido situaciones en las que los rendimientos no han sido tan malos.

Cultivos
En cuanto a tipo de cultivo, el comportamiento de la cebada ha sido más que aceptable en todas las zonas mientras que el trigo ha sufrido más en las zonas situadas más al norte. Este perjuicio ha supuesto el peor balance de este cultivo de los últimos 12 años, con un descenso productivo en esta zona de Baja Montaña donde el trigo tiene una presencia importante con un buen comportamiento. En la Zona Media de Navarra, el rendimiento de trigo ha sido el segundo peor de los últimos 12 años.

“Vistas las difíciles condiciones meteorológicas a las que se ha tenido que enfrentar el cereal, pensábamos la merma podía haber sido mucho mayor y era esperable una caída más importante. Todo indica que los suelos de más fondo han aguantado mucho mejor”, indica Jesús Goñi, coordinador de Experimentación de INTIA. Cabe recordar que a las temperaturas extremas con máximos históricos y a la ausencia total de precipitaciones a final de ciclo, hay que sumar también las fuertes lluvias e inundaciones registradas en noviembre y diciembre.

Otros cultivos
En cuanto a otros cultivos extensivos de invierno, se puede concluir que ha sido una campaña muy negativa en general para la avena, tanto productivamente como a nivel de peso específico. Por su parte, la colza ha podido salvar el tipo, con rendimientos normales en un año que se ha caracterizado por un incremento importante de superficie en Navarra para este cultivo. Desde 1984 ha sido la segunda campaña con mayor superficie de colza con más de 9.000 hectáreas y un rendimiento que ha rondado los 2.000 kilos de media por hectárea.

El incremento de la superficie de girasol, sin embargo, ha sido menor del inicialmente previsto con un 20% de aumento, pasando de 4.400 hectáreas aproximadamente a 5.200 en total. En cuanto a leguminosas, en palabras de Jesús Goñi, “las habas han tenido un comportamiento malo en términos generales, frente al guisante que ha sabido resistir bien a esta difícil situación”. 

Estrategias en campo
Durante esta jornada se han expuesto igualmente las estrategias a tener en cuenta para la siguiente campaña. En lo que respecta a herbicidas, se ha insistido en la importancia de tener un conocimiento preciso de cada parcela, anotar la situación particular que cada superficie agrícola atraviesa, para poder adelantarse a la hora de aplicar cualquier tratamiento, antes incluso de la siembra.

En cuanto a fungicidas, el intenso calor ha favorecido una disminución en la aparición de enfermedades, con una menor afección de roya. Se aconseja seguir como hasta ahora en la misma línea de vigilar a nivel particular las explotaciones y tener en cuanto las informaciones que puedan llegar por parte de la Estación de Avisos de INTIA.

Y, por último, la jornada ha abordado la estrategia de fertilización nitrogenada y de fósforo para las próximas campañas. Desde INTIA se recomienda ajustar las cantidades a lo estrictamente necesario y se anima a realizar analíticas de suelo para tener un mayor conocimiento de la situación y tomar las decisiones adecuadas.

gdpr-image

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad.

Leer más