Finalizan las tasaciones de Agroseguro por la sequía en Navarra
22/07/2019
UAGN denuncia la pésima gestión medioambiental como una de las causas de las más trágicas inundaciones de la historia en Navarra
26/07/2019

En plena cosecha y con muy poco tiempo disponible, entrevistamos a dos jóvenes recién instalados en el sector agrario. Javier Pérez de Zabalza Sanz e Iker Ibarrola Berasain nos cuentan cuáles son sus inquietudes y dificultades en su día a día, así como el papel estratégico del sector agrario en la sociedad.

Javier Pérez de Zabalza Sanz, Técnico Superior de Paisajismo y Medio Rural, este año se queda al frente de la explotación familiar tras la jubilación de su padre Francisco, de 65 años. “Provengo de una familia de agricultores y el campo me gusta desde que tengo uso de razón”, afirma. “Desde que en 2016 me instalé como joven agricultor, me encargo yo de la gestión de la explotación y mi padre me echa una mano”. Este joven, con tan solo 24 años, compagina su vida en el campo con su otra pasión, la música. “A los 14 años empecé como dj y con una orquesta en fiestas de los pueblos, y ahora tengo una empresa de eventos y sonido profesional, Espectáculos Batusi, con 7 trabajadores. En verano trabajo mucho, pero hago lo que me gusta, no pienso que estoy trabajando, entre la música y el campo no podría elegir, son mis dos vocaciones”.
Iker Ibarrola Berasain, Técnico Superior de Automoción y Mantenimiento, de 28 años es de Idoate, una pequeña localidad del Valle de Izagaondoa, se instaló como joven agricultor también en 2016 y este año ha solicitado su tercer Plan de Mejora. Cuenta que le gusta el campo desde siempre, tanto a su hermano Iñaki, de 31 años como a él “de pequeños íbamos al campo más a molestar que a ayudar hasta que llegamos a una edad más avanzada en la que ya cogíamos el tractor”.
Iker Ibarrola se incorporó con una explotación de espárrago en ecológico en la zona de Sangüesa y cereal en el Valle Izagaondoa. “Mi padre tenía solo cereal, me animé a producir espárrago porque además de que obtenía más puntos en la convocatoria creo que puede ser una alternativa al cereal y no centrar todo mi trabajo en un solo cultivo”.
Por su parte , Javier Pérez de Zabalza, de Ibiricu, en el valle de Yerri, también diversificó en la explotación de su padre. “Mi padre solo tenía cereal y yo decidí diversificar con cereal, espárrago, olivo y trufa, en las 90 hectáreas que tengo desde Ibiricu hasta Los Arcos, que, como son zonas distintas y el clima muy variable, tienes más posibilidades de cultivos diferentes pero debes pensarlo bien. En la próxima convocatoria presentaré un plan de mejora con más superficie de espárrago y trufa”.

Dificultad, mano de obra
Ambos contratan los servicios de prevención de riesgos laborales y laboral a UAGN y tienen graves problemas para contratar mano de obra. Javier Pérez de Zabalza contrata entre 5 y 7 trabajadores en la recogida del espárrago y durante todo el año cuenta con 2 o 3 personas, ”tengo mucha dificultad para encontrar mano de obra, nadie quiere trabajar y para nosotros es un problema muy grave, no es por salario mínimo porque se dan todas las condiciones, no quieren trabajar en el campo”.
Iker Ibarrola coincide con la dificultad de encontrar trabajadores. “En verano necesitamos contratar a una persona, y tenemos muchas dificultades para encontrar”.

Ayudas a los jóvenes para instalarse en el sector
Para Javier Pérez de Zabalzaes necesario que nos den más facilidades a los jóvenes para instalarnos y contar con un presupuesto mayor, porque no tiene sentido que con el problema del relevo generacional que existe, si una persona que tenga muy claro el acceso al sector, se quede fuera por falta de presupuesto. Sin el gran trabajo que hace UAGN es imposible para nosotros presentar toda la documentación necesaria, cualquier duda que tengo tanto en las oficinas de Estella como en Pamplona me la solucionan”.
Iker Ibarrola también coincide en las reivindicaciones de Javier Pérez de Zabalza, así como en la importante labor de UAGN y piensa que las ayudas a los jóvenes agricultores deberían abonarse en un solo plazo. “Si no estuviera UAGN sería muy dificultoso presentar ayudas. Cualquier duda a cualquier hora se resuelve y este servicio para nosotros es muy importante”.
Iker Ibarrola cree que hay un incierto futuro para el sector, “hay una media de edad que supera los 50, e incluso más. En mi zona podemos encontrar a más jóvenes, creo que en cierto modo somos privilegiados porque la cosecha suele ser casi todos los años muy buena, pero el futuro es muy negro porque no hay relevo generacional. Tenemos una profesión muy sacrificada. Vivir en un pueblo que no hay servicios es bonito porque te levantas por la mañana y no escuchas el ruido de la ciudad y abres la ventana ahora en verano y tenemos la peña de Izaga y la Higa de Monreal con paisajes preciosos. Son complicadas las soluciones porque por ejemplo en Idoate no hay casas vacías“.

UAGN informa y forma a los jóvenes
Ambos jóvenes están cursando el curso “Experto Universitario en nuevas tecnologías para la agricultura de precisión” y creen necesario que se impulsen acciones de formación e información para el sector. “Es importante estar al día y adquirir nuevos conocimientos”, coinciden. También coinciden en la importancia de organizar jornadas y viajes donde poder conocer otras experiencias. Javier Pérez de Zabalza piensa que “estos encuentros son positivos, importantes y necesarios porque nos permite conocer a otras personas con las mismas inquietudes y problemas”.

Despoblamiento rural
Javier Pérez de Zabalza vive en Ibiricu, una pequeña localidad de 40 habitantes. “El pueblo más cercano es Abárzuza que está a 4 km. El más joven de mi pueblo tendrá unos 18 años, estamos unos 6 jóvenes, y soy el único que me dedico al campo”.  Aunque su vida no la cambiaría si pondría más comodidades como mejorar el transporte y mayor cobertura, “muchas veces usamos programas que necesitan velocidad y nos resulta muy complicado trabajar. No solo en los servicios, si no en el campo necesitamos cobertura porque el GPS para el autoguiado deja de funcionar si no tienes cobertura. No tiene sentido que se potencie el uso de nuevas tecnologías en el campo cuando no tenemos cobertura para usarlas, invertimos mucho dinero en maquinaria”.
Iker Ibarrola vive en Idoate, una localidad de 25 habitantes. “Recuerdo que cuando era pequeño vivíamos en Idoate 8 o 9 personas ahora el pueblo se ha repoblado con tres familias de Pamplona que compraron parcelas y se hicieron sus casas”.

Sector estratégico y dignificación de la profesión
Ambos jóvenes creen que “los agricultores y ganaderos somos los principales mantenedores del medioambiente y de los montes”. Iker Ibarrola explica que en su zona “hace años que no hay ganado y se nota que los montes no están cuidados, la labor que hace el ganado de limpieza es muy importante y no solo en el monte, también en los campos”. También coinciden en que la Política Agraria Comunitaria la debería cobrar el agricultor que trabaja la tierra, “ahora que dicen que los derechos van a desaparecer, nos parece bien, los derechos deben ir asociados a las tierras y si un agricultor deja la tierra que el derecho se quede en la tierra para que las ayudas las cobren los agricultores”, concluyen

Cerrar
loading...