IGP “Cordero de Navarra”: un barco a la deriva
07/06/2018
Ante las demandas de UAGN, el Gobierno de Navarra aprueba un gasto de 2,8 millones de euros para reparar los daños ocasionados por las inundaciones
07/06/2018

El pasado 1 de junio, la Comisión Europea presentó oficialmente sus propuestas legislativas para la reforma de la Política Agraria Común (PAC) 2020-2027. Dado su interés, queremos reseñar en Tempero sus aspectos más novedosos:

Planes Estratégicos
Los Estados miembros deberán elaborar unos Planes Estratégicos en los que recogerán las opciones y medidas que aplicarán en su territorio para lograr unos objetivos establecidos a nivel comunitario. Es una de las grandes novedades de la nueva PAC. La Comisión ya no propone normas ni requisitos que los agricultores tienen que cumplir para optar a las ayudas, sino que deja que cada Estado miembro elabore su propio Plan Estratégico 2020-2027.
Dichos Planes Estratégicos tendrán que alcanzar unos objetivos que fijará la Comisión Europea y que serán comunes a todos los países. Una cuestión muy importante es que el cumplimiento de los objetivos no será a nivel de cada productor sino a nivel del plan en su conjunto. El agricultor tendrá que cumplir las normas que establezca casa Estado.
Cada Estado tendrá que presentar a Bruselas un solo Plan para todo el territorio, salvo excepciones debidamente justificadas. Y cada año, cada país tendrá que presentar a la Comisión un informe con el grado de cumplimiento de los objetivos que ha alcanzado su Plan.

Objetivos Planes Estratégicos
• Apoyo a la renta y a la resiliencia agrarias en toda la UE para apoyar la seguridad alimentaria.
• Mejora de la competitividad y de la orientación al mercado, con mayor atención a la investigación, la tecnología y la digitalización.
• Mejora de la posición de los agricultores en la cadena de valor.
• Contribuir a mitigar el cambio climático y adaptarse a la energía sostenible.
• Fomentar el desarrollo sostenible y una gestión eficiente de los recursos naturales, como el agua, el suelo y el aire.
• Contribuir a la protección de la biodiversidad, a proporcionar servicios ecosistémicos y a preservar los hábitats y paisajes.
• Atraer a nuevos agricultores y facilitar su desarrollo empresarial en las áreas rurales.
• Fomentar el empleo, el crecimiento, la inclusión social y el desarrollo local en áreas rurales.
• Mejorar la respuesta de la agricultura comunitaria a las demandas de la sociedad en alimentación y sanidad.

Sanciones y recompensas
Bruselas supervisará de cerca los resultados de estos Planes en cada país y los avances hacia las metas establecidas. Cada año los Estados deberán presentar un informe con sus progresos y, en función de ello, se plantea un sistema de sanciones y recompensas. Por ejemplo, se estima que un Estado que haya cumplido los objetivos medioambientales y climáticos podría ser recompensado con un aumento del 5 % de su dotación para desarrollo rural al final de su periodo de programación. Por el contrario, si no es han alcanzado los objetivos la Comisión podría hacer recomendaciones, imponer un plan de acción específico o incluso suspender pagos.

Agricultor activo/genuino
Cada Estado hará su definición de “actividad agraria”, “hectárea elegible”, “agricultor activo” (o “agricultor genuino”, como recoge la propuesta) y “joven agricultor”.
Según la propuesta, el “agricultor genuino” se definirá de forma que no se concedan ayudas a aquellos cuya actividad agraria represente una parte insignificante de su actividad económica global o cuyo objetivo social no sea la actividad agraria, sin excluir de las ayudas a los agricultores “pluriactivos” (a tiempo parcial).
Los Estados definirán quienes no son “agricultores genuinos”, y por tanto beneficiarios de las ayudas PAC, basándose en condiciones como el análisis de sus ingresos, los insumos, el objeto social de la empresa y/o su inclusión en Registros. “Jóven agricultor” será aquel que no hay cumplido 40 años, que sea jefe de explotación y que cuente con formación y capacitación.

Transferencia del 1º al 2º pilar
Los Estados miembros tendrán además la opción de transferir de los pagos directos a desarrollo rural, y viceversa, hasta un 15 % de sus asignaciones de la PAC para garantizar la financiación de sus prioridades y medidas.
Los pagos directos a los agricultores se reducirán a partir de 60.000 € y se limitarán en el caso de los pagos superiores a 100.000 € por explotación. Los costes laborales se tendrán plenamente en cuenta. El fin perseguido es garantizar una distribución más equitativa de los pagos. Las pequeñas y medianas explotaciones recibirán un nivel más elevado de ayuda por hectárea.

Pago verde “greening”
El pago verde “greening” desaparece como tal y se integra en el pago básico, reforzándose la condicionalidad que será todavía más estricta medioambientalmente hablando; con nuevas normas que cumplir sobre la gestión de los suelos, la nuevas normas sobre el agua,, los pesticidas, el mantenimiento de pastos y la diversificación.
La Comisión pretende que el 40 % del presupuesto de la PAC contribuya a la acción por el clima.
Además de la posibilidad de transferir el 15 % entre pilares, los Estados miembros tendrán también la posibilidad de transferir un 15 % adicional del pilar 1 al pilar 2 para el gasto en medidas sobre el clima y el medio ambiente (sin cofinanciación nacional).

Pago básico
El pago básico se concederá anualmente a los “agricultores genuinos” por cada hectárea elegible.
Los Estados que no opten por un montante uniforme a nivel nacional o por región podrán mantener los Derechos de Pago Básico (DPB) pero su importe deberá tender a converger.
De acuerdo con la propuesta de la Comisión, en 2026, como muy tarde, ningún DPB podrá tener un valor inferior al 75 % de la media nacional o de la región homogénea. No obstante, los Estados podrán fijar una reducción máxima de los valores de los DPB, en un porcentaje que no podrá ser inferior al 30%.

Pequeños productores
Los pequeños productores (tal y como los definan los Estados en sus respectivos Planes Estratégicos) podrán recibir una ayuda en forma de un solo pago.

Pago complementario jóvenes
Para favorecer el relevo generacional, cada Estado deberá reservar al menos el 2 % de su presupuesto de pagos directos a ese objetivo. La ayuda complementaria a la renta de los jóvenes agricultores podrá adoptarse en forma de un pago anual desacoplado por hectárea elegible.

Ayudas acopladas
Los Estado miembros podrán conceder ayudas acopladas para la inmensa mayoría de cultivos y cabañas ganaderas. Se concederán en forma de pago anual por hectárea o animal.
A estas ayudas acopladas podrá destinarse un máximo del 10% del sobre para ayudas del Estado miembro, más un máximo del 2% para los cultivos proteicos (actualmente esos porcentajes son del 13% y del 2%).

Reserva de crisis
Estará constituida en el año 0 con 430 millones de euros que no procederían de la reducción de los pagos directos (disciplina financiera). Y cuando ese dinero se gaste en parte o totalmente, la parte consumida se repondría al año siguiente a partir de una reducción porcentual de los pagos.

Cerrar
loading...