Imparable ascenso de la producción ecológica

La Unión Europea trabaja desde 2014 en una nueva normativa para regular el negocio de la producción ecológica que en 2016 creció por encima del 7% y movió 75.000 millones de euros a nivel global. La falta de consenso en torno a varios temas, en particular la polémica sobre el nivel de pesticidas, desató una guerra en Bruselas y convirtió la normativa en una de las más debatidas en la historia de la Comisión de Agricultura.

Ecológico, biológico, orgánico, todos son sinónimos. La clave no está en el producto final; lo que se certifica es el proceso. Los agricultores orgánicos europeos tienen prohibido emplear pesticidas sintéticos (pero sí está permitida una lista cerrada de plaguicidas y productos fitosanitarios naturales) y suministrar antibióticos a los animales, que tienen que recibir luz natural y poder moverse libremente por el campo.

Para obtener la certificación ecológica hay que prescindir de cualquier tipo de fertilizante durante tres años. Lo que muchos consumidores desconocen es que el sello se otorga aunque el producto final contenga residuos de sustancias químicas prohibidas para este tipo de alimentos. Eso sí, siempre y cuando el nivel no supere un cierto umbral, el mismo permitido para la comida convencional.

 

La agricultura ecológica ha recibido un espaldarazo por una sociedad cada vez más preocupada por el bienestar, la salud y el medio ambiente. En la Unión Europea cada proliferan mas las tiendas especializadas y los alimentos biológicos han inundado los supermercados de comida tradicional. Pero el precio sigue siendo uno de los principales frenos para el consumidor. Los productos ecológicos suelen ser entre un 30% y un 50% más caros.

En Bruselas continua la guerra legislativa para definir la nueva normativa que regulará la producción ecológica.. Tras años de duras negociaciones, a principios de julio pasado se llegó a un tímido acuerdo político entre la Comisión, el Parlamento y el Consejo, a la espera de la votación definitiva.

El punto más controvertido, se centra en la sugerencia de la Comisión de que solo los alimentos exentos de pesticidas (un nivel por debajo de 0,01 mg por kilo, al igual que la comida para bebés) se pudieran certificar como ecológicos. La propuesta de la Comisión relativa a los pesticidas finalmente no se incluyó en el texto, entre aplausos de unos y decepción de otros.

Aunque represente todavía un negocio de nicho, los cultivos ecológicos han crecido a un ritmo de 500.000 hectáreas por año en Europa en la última década, según Eurostat, y en 2015 acaparaban el 6,2% de la tierra cultivable.

En 1991 llegó la primera normativa comunitaria y en 2010 se introdujo la etiqueta europea, un sello que certifica que el proceso cumple con los estándares. De acuerdo con las estadísticas del Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica FIBL, unos de los mercados que más creció en 2015 fue el español, con un repunte superior al 20%.

CULTIVOS ECOLOGICOS POR PAISES en M€. AÑO 2015

EE.UU.            …………………………………….        35.782 M€

Alemania ………………………………..      8.620 M€

Francia ………………………………………      5.534 M€

China …………………………………………       4.712 M€

Canadá ………………………………………       2.757 M€

Reino Unido ………………………………         2.604 M€

Italia …………………………………………         2.317 M€

Suiza …………………………………………          2.117 M€

Suecia ………………………………………           1.726 M€

España………………………………………         1.498 M€

 

PAISES CON MAYOR SUPERFICIE DE CULTIVO ( EN MILLONES DE HECTAREAS).

Australia …………………………………….       22´7

Argentina …………………………………..         3´1

EE.UU. ………………………………………..         2´0

España ………………………………………..       2´0

China …………………………………………..         1´6

Italia ……………………………………………           1´5

Francia ………………………………………..           1´4

Uruguay ………………………………………           1´3

India …………………………………………….           1´2

Alemania ……………………………………..           1´1

Cerrar
loading...