Félix Bariáin, reelegido vicepresidente de ASAJA
10/06/2022
Atención al riesgo de estrés térmico por calor. Alerta roja o de riesgo alto para la zona de la Ribera del Ebro los días 14, 15, 16, 17, 18 de junio
15/06/2022

Atención al riesgo de estrés térmico por calor

Un exceso mantenido de altas temperaturas ambientales puede agravar considerablemente el nivel de riesgo de estrés térmico por calor en algunos lugares de trabajo.

Las temperaturas previstas para los próximos días pueden suponer un riesgo para la salud de las personas trabajadoras, incluso en aquellos días y lugares en los que los valores no alcancen los umbrales de temperatura que determinan la situación de alerta.

En la Web de Salud Laboral del ISPLN tiene a su disposición información actualizada para la evaluación del riesgo de estrés térmico por calor y sobre medidas preventivas que permitan eliminarlo o reducirlo.

La valoración de la previsión meteorológica para los próximos 5 días, en el marco del “Plan de prevención de los efectos en salud del exceso de temperaturas en Navarra 2022”, es la siguiente

Además, puede acceder también a recomendaciones para la población general en la Web de Salud Pública del ISPLN. Le recordamos que, en esta materia y en otras relacionadas con la seguridad y la salud de la población trabajadora, puede contar con el asesoramiento del personal de este Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra.

Recomendaciones ante el calor para población trabajadora
1- Informar a la persona responsable en la cadena de mando de si alguna vez has tenido problemas de salud con el calor o si te parece que no estás aclimatado/a al calor en relación a las tareas asignadas.
2- Comunicar a las personas encargadas de Vigilancia de la Salud aquellas enfermedades que puedas padecer y el consumo habitual de fármacos ya que, combinado con la exposición a temperaturas elevadas o esfuerzo físico importante, pueden tener un efecto negativo sobre la salud.
3. Adaptar el ritmo de trabajo a tu tolerancia al calor.
4. Descansar en lugares frescos, varias veces a lo largo de la jornada laboral.
5. Cesar la actividad si detectas alguno de los síntomas previos al golpe de calor (calambres, mareos, piel fría y mojada por el sudor, signos de deshidratación, como sed, boca y mucosas secas, debilidad, fatiga excesiva, nauseas, taquicardia, etc.) Retirarse a un lugar fresco hasta que te recuperes, pues continuar trabajando puede ser muy peligroso. Comunicar la situación al personal cercano de la plantilla así como a la persona responsable en la cadena de mando. Evitar conducir hasta
una completa recuperación.
6. Beber agua con frecuencia durante el trabajo aunque no tengas sed. También es preciso prolongar la ingesta de agua cuando estés fuera del trabajo.
7. Evitar bebidas con cafeína (café, refrescos de cola, etc.) y bebidas muy azucaradas.
8. Evitar comer mucho y las comidas ricas en grasas: comer fruta y verduras; tomar sal con moderación en las comidas.
9. Ducharse y refrescarse al finalizar el trabajo y, en caso necesario, en el transcurso de la jornada.
10. Usar ropa de verano, ligera y holgada, de tejidos frescos (algodón y lino) y colores claros que reflejen el calor radiante. Proteger la cabeza del sol (mejor con sombreros con visera, o de ala ancha).

Recomendaciones ante el calor para empresas
1. Realizar una planificación de los trabajos adaptada a la condición de temperaturas extremas: programar tareas más pesadas en las horas de menos calor, aplazar tareas, establecer ciclos de trabajo-descanso, rotar por otros puestos de menor exposición, interrumpir y aplazar determinados trabajos.
2. Asegurar, en espacios interiores, el correcto funcionamiento de los sistemas de aire acondicionado o de la ventilación forzada, tanto en las zonas donde se localice el riesgo como en los locales de descanso.
3. Habilitar, en trabajos a la intemperie, zonas de sombra o espacios con aire acondicionado para el descanso de las personas expuestas, por ejemplo, casetas de obra con sistemas portátiles de climatización.
4. Modificar procesos de trabajo para eliminar o reducir la emisión de calor y humedad, así como el esfuerzo físico excesivo (intensificar las medidas de ayuda mecánica para disminuir este último).
5. Atender las recomendaciones y medidas específicas propuestas para las personas especialmente sensibles emitidas desde Vigilancia de la Salud.
6. Comprobar que las personas expuestas al calor estén aclimatadas, de acuerdo con el esfuerzo físico que vayan a realizar, y permitirles una incorporación paulatina y adaptar los ritmos de trabajo a su tolerancia al calor, asegurando que la cadena de mando promueva y apoye estas medidas.
7. Formar e informar a las personas implicadas sobre los riesgos relacionados con sus tareas, con el calor, sus efectos y las medidas preventivas que hay que adoptar.
8. Asegurar la posibilidad de ingesta de agua fresca y bebidas isotónicas e incentivar a la población trabajadora para que la beban con frecuencia.
9. Facilitar duchas, con agua caliente y fría, para que las personas expuestas puedan refrescarse a lo largo de la jornada.
10. Poner a disposición de la población laboral expuesta ropa de trabajo “ligera” adaptada para el calor (holgada, de tejidos frescos, como algodón y lino, y colores claros, sombreros con visera, o de ala ancha, etc.).

gdpr-image

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad.

Leer más
Cerrar
loading...