La sostenibilidad una oportunidad para el sector vitícola. Jornada Liédena 12 de septiembre de 2018
05/09/2018
España, más de un año de retraso para la norma sobre el etiquetado obligatorio de origen de la leche
10/09/2018

Debido a las escasas lluvias y las altas temperaturas registradas durante este verano en Navarra, el alto riesgo de que se produzcan incendios forestales continua, y es un buen momento para plantear algunas cuestiones sobre el tema, congratularnos este año de su drástica reducción en nuestra Comunidad Foral y poner de relieve la inestimable aportación de los agricultores y los ganaderos en la doble faceta de prevención y extinción de los incendios forestales.

Es una evidencia que el riesgo de incendios forestales ha aumentado durante estos últimos años debido al abandono de usos tradicionales de las tierras y la reducción del pastoreo ya que de ello se ha propiciado una acumulación de combustible vegetal; razón por la cual desde UAGN hace años que venimos demandando la limpieza de los montes mediante usos ganaderos de pastoreo como primordial medida preventiva para evitar la expansión y favorecer el control de los incendios.

Toda política de prevención de incendios forestales debe centrarse en reducir los riesgos, minimizar las posibilidades de propagación del fuego y facilitar las tareas de extinción. Referente a la prevención, la práctica del pastoreo es fundamental para el control de la vegetación espontánea en terrenos forestales y monte bajo. De hecho en reiteradas ocasiones UAGN ha propuesto a la Administración el empleo incentivado de rebaños de ovejas y cabras como un método eficaz y barato en esta faceta de la prevención de incendios, una práctica muy habitual en Francia y otros países.

También es de justicia destacar el inestimable y altruista trabajo en las labores de extinción y control de los incendios forestales que realizan los agricultores con sus tractores y aperos de labranza, realizando cortafuegos, abriendo caminos para que puedan acceder los bomberos a puntos estratégico por donde avanza el fuego, y colaborando activamente en su control y extinción; y buena prueba de ello fueron los dramáticos incendios detectados durante estos últimos años en Aras, Funes o Tafalla.

La decisiva participación de los agricultores, con sus tractores y aperos de labranza, en las tareas de extinción de los incendios forestales no solo debiera tener un mayor reconocimiento público sino, además, estar protegidas frente a posibles accidentes con daños personales o materias. UAGN ha demandado al Gobierno de Navarra el desarrollo de un marco regulatorio que determine ayudas, responsabilidad y en definitiva otorgue seguridad en la solicitud de colaboración en situaciones de emergencia o de naturaleza catastrófica, en términos similares a la regulación que establece el Real Decreto 307/2005, de 18 de marzo, sobre subvenciones en atención a determinadas necesidades derivadas de situaciones de emergencia o de naturaleza catastrófica, y establece el procedimiento de concesión .

Este Real Decreto establece que las personas físicas o jurídicas requeridas por la autoridad competente en una situación de emergencia para realizar una prestación de bienes o servicios podrán obtener resarcimiento por el importe total de los gastos, daños o perjuicios ocasionados por dicha prestación.

Los incendios forestales son inevitables pero es necesario gestionarlos dentro de un sistema integrado y organizado. Y en ese sistema integrado, de forma análoga a la vigente normativa estatal, Navarra debiera regular esas situaciones en que personas físicas o jurídicas son requeridas por la autoridad competente.

UAGN entiende que es un vacío peligroso ante posible situaciones de daños materiales o personales de agricultores que realizando una importantísima labor social y medioambiental acuden a la llamada de ayuda.

Además UAGN solicita coordinación entre bomberos, policía foral y administración tanto para prevenir como para actuar cuando sea necesario.

Cerrar
loading...