Recordatorio de fechas a cumplir por los beneficiarios de las ayudas de primera instalación e inversiones de 2016
27/07/2018
UAGN lidera un proyecto para mejorar la sostenibilidad en el sector del vino
01/08/2018

Javier Ayechu, ganadero de Carcastillo y presidente del Consejo Regulador del Cordero de Navarra, explica la situación actual del sector, sus inquietudes y los proyectos de futuro en su nuevo cargo.

Accedes a la presidencia en una situación compleja. ¿Cómo afrontas tu nuevo cargo?
Estoy satisfecho por la confianza que se ha depositado en mí, creo que tenemos mucho trabajo por delante y me gustaría que hubiera un buen entendimiento entre todos los que conformamos la mesa. Nos encontramos en una coyuntura determinante para definir el futuro de la IGP Cordero de Navarra y hace falta esfuerzo, ilusión y dedicación extra de todos. Confío en que la cooperativa sea el eje vertebrador porque reúne a productores, ella es comercializadora y porque prácticamente es la única que está etiquetando corderos.

De los 620 ganaderos llamados a la urnas, únicamente ejercieron su derecho a voto 264, es decir, votó únicamente el 42,5 %. ¿Cuál es tu opinión el alto porcentaje de abstención?
Considero que la fecha de celebración es clave y en este caso no ha sido la adecuada, ya que es época de mucho trabajo para nosotros. Si las elecciones se hubieran celebrado por ejemplo una tarde de febrero, el resultado hubiera sido bien distinto.

La evolución de nuestra IGP Cordero de Navarra lleva una trayectoria preocupante. Las explotaciones de cordero se han reducido de 237 a 131.
El derrumbe del censo viene motivado porque nuestra situación en Cordero de Navarra es totalmente altruista. No tenemos ni repercusión económica ni valor añadido por producir carnes de mejor calidad, y seguir comercializando así invalida la razón de ser de nuestra IGP. Las cosas de corazón duran hasta lo que duran, porque al fin y al cabo nosotros somos ganaderos y nuestro objetivo es criar unos corderos de calidad, venderlos a un precio razonable y que el consumidor los consuma.

Como dices, las IGPs son carnes de calidad, pero las cotizaciones en el mercado no alcanzan los niveles deseados.
Los ganaderos vendemos el cordero con IGP al mismo precio que el convencional y en el lineal cuesta lo mismo. Antes cobrábamos un incentivo, que aunque no era mucho, nos servía para confiar en la calidad extra de nuestros corderos, pero con su desaparición, el derrumbe ha sido total.

En este sentido la Administración tiene un papel determinante.
Si realmente la Administración quiere que en Navarra se produzcan carnes de calidad y que sean un referente en el territorio, debe incentivar a los ganaderos que las producimos. La aportación de la ganadería en el medio ambiente viene intrínseca en nuestra actividad; somos generadores de empleo, mantenos el patrimonio, pero lo que realmente hacemos es criar corderos de calidad y esa debe ser nuestra fuente de ingresos y nuestro modo de vida. O se empieza a valorar nuestro trabajo o la situación es catastrófica e insostenible. Es imprescindible conseguir una revitalización, mayor implantación y reconocimiento de nuestra carne. Y nosotros desde el Consejo vamos a exigir un mayor compromiso y mayor presupuesto para la promoción, que sin duda es clave para potenciar el consumo entre la ciudadanía.

¿Hacia donde enfocarías esa promoción?
Ha bajado mucho el consumo de cordero y viene relacionado principalmente con el presupuesto tan ajustado que tenemos para promoción. La promoción la debemos plantear globalmente, entre productores, carniceros, mataderos y hostelería para ofrecer una promoción conjunta que lleve a la IGP Cordero de Navarra hacia un nuevo rumbo, y con un presupuesto acorde a todo esto.

¿Dónde potenciarías el consumo de Cordero?
Nos tendríamos que preguntar por qué hemos perdido esa relación del cordero con la fiesta. Debemos recuperar esa cuota de mercado festiva y colocar nuestro cordero en el lugar en el que se merece. El cordero no tiene que ser una carne de todos los días, pero sí que debería recuperar su espacio en las fiestas, en las celebraciones como las bodas, fiestas de los pueblos, sanfermines o una reunión de amigos. Nos falta quizás hacer una promoción conjunta y poner en valor todos los productos de Navarra y ser capaces de darles una interrelación. Un plato de menestra con un cordero asado y un buen vino, es un menú estupendo de celebraciones y fiestas. Una carne buena, en buena compañía es inmejorable.

¿Cómo ves el relevo generacional en tu sector?
Depender tan fuertemente de las ayudas PAC te hace plantear si merece la pena realizar inversiones y sin inversiones el futuro es muy incierto. Es difícil inculcar a las nuevas generaciones cuando no dependes directamente de tu trabajo sino de ayudas externas. Nosotros los ganaderos aportamos un valor esencial a las zonas rurales y desfavorecidas y la Administración debería dar soluciones. En Francia se apoya más fuertemente al sector. Por tanto es compromiso de la Administración apostar por la profesión y desde el Consejo lo vamos a reivindicar, pero es necesario ahora más que nunca un compromiso de todos los ganaderos que conformamos la IGP Corderno de Navarra.

Cerrar
loading...